Esta página está destinada a profesionales veterinarios. Si usted es el tutor de una mascota, haga clic aquí. 

El microbioma GI canino

Al tratar episodios gastrointestinales (GI) agudos y crónicos en consulta, ¿con qué frecuencia considera el microbioma GI? Existe abundante evidencia de los amplios efectos del microbioma GI y de que apoyarlo es un aspecto importante de la salud.

El riesgo de disbiosis intestinal

Cuando el microbioma GI se desequilibra, aumenta el riesgo de disbiosis intestinal. La disbiosis intestinal se define como diferencias en las proporciones de grupos bacterianos en comparación con los que se encuentran en perros sanos y, a menudo, se acompaña de una reducción en la diversidad de especies. Se ha evidenciado disbiosis intestinal en varios trastornos gastrointestinales agudos y crónicos, pero también puede ser causado tras el uso de antibióticos de amplio espectro.1

La Figura 1 muestra los posibles influenciadores, disruptores y resultados del microbioma GI, y cómo trabajan juntos para influir en la salud general.

Figura 1. El microbioma GI

Hay muchos factores que pueden influir en el microbioma gastrointestinal. Las influencias positivas ayudan a producir un microbioma GI sano, que es vital para el desarrollo y funcionamiento sanos del sistema GI del perro y para su salud en general.
El microbioma gastrointestinal puede verse influido negativamente por los disruptores del microbioma gastrointestinal. Para garantizar la salud de las mascotas, es importante conocer los efectos de estos disruptores y asesorar a los propietarios sobre cómo ayudar al microbioma intestinal de sus perros en estos casos.
Un microbioma gastrointestinal saludable y funcional proporciona los llamados metabolitos del microbioma. Estos metabolitos sirven de apoyo a otros sistemas del organismo, lo que contribuye a preservar la salud general del animal.

El microbioma GI y la medicina veterinaria

Refuerzo GI

Como en cualquier otro aspecto relacionado con la salud, la prevención es la mejor manera de mantener saludable la función GI. Una estrategia adecuada de apoyo al microbioma GI son los refuerzos GI específicos. La mayoría de las investigaciones que muestran que el microbioma gastrointestinal se modula de alguna manera lo hicieron utilizando este tipo de productos.

Más información

Cambio de perspectiva

Existen diversos factores que pueden influir en el microbioma GI tanto positiva como negativamente. Ser consciente de los efectos del estrés y la dieta, por ejemplo, y brindar asesoramiento a los propietarios sobre cómo reforzar el microbioma intestinal de su perro en estas situaciones es importante para la salud de la mascota.

En un estudio que comparó perros alimentados con una dieta canina comercial extruida y aquellos alimentados con una dieta cruda, se observaron diferencias significativas entre sus microbiomas, el grupo de alimentos crudos tuvo una mayor incidencia de Clostridium perfringens y Escherichia coli que el grupo de alimentos comerciales. Este es un ejemplo de cómo la dieta va más allá de la nutrición y cómo se pueden incluir consejos que sean compatibles con el microbioma en las recomendaciones dietéticas.

Modificaciones de protocolo

La administración de antimicrobianos que se excretan en el tracto gastrointestinal puede causar una alteración profunda de la microbiota autóctona. Esto puede provocar diarrea asociada a antibióticos y colitis por Clostridium difficile, así como un crecimiento excesivo de patógenos resistentes a los antimicrobianos y bacilos gramnegativos multirresistentes. El crecimiento excesivo puede facilitar la transferencia de genes de resistencia a los antibióticos.²

La prescripción de productos de refuerzo bacteriano GI al mismo tiempo que el uso de antibióticos ayuda a restaurar la función saludable del microbioma.

Futuros protocolos terapéuticos

Es una realidad cada vez más cercana que se incluya la modulación del microbioma GI en los protocolos terapéuticos del futuro. La administración de probióticos ya aparece en varias pautas clínicas del NHS (National Health Service UK), incluso para bebés prematuros.

Referencias:

1. Alteraciones de la microbiota en la inflamación gastrointestinal aguda y crónica de gatos y perros. Honneffer JB, Minamoto Y, Suchodolski JS. Mundial J Gastroenterol. 2014;20:16489–16497.
2. La betalactamasa recombinante dirigida administrada por vía oral previene la presión selectiva inducida por ampicilina en la microbiota intestinal: un enfoque novedoso para reducir la resistencia a los antimicrobianos. Quimioterapia de agentes antimicrobianos. Harmoinen J, Mentula S, Heikkilä M, et al. 2004; 48:75–79.